jueves, 30 de julio de 2009

Yo antes sindicalista piquetero que neoliberal explotador

¿A quién apoyar, a un sindicalista que intenta defender los derechos de los trabajadores o a un empresario que ni tan siquiera paga las nominas de sus trabajadores?

Para cualquier persona la respuesta debería ser clara, pero parece ser que para los líderes del PP es preferible apoyar a Díaz Ferrán, el cual no paga las nominas a sus trabajadores, si de este modo pueden atacar el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero.

Los miembros del Partido Presunto (PP), han salido en tromba a defender los postulados del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y a su vez ha aprovechado para atacar a sus grandes enemigos: el Gobierno y los sindicatos. Y eso que no han ahorrado esfuerzos a desmentir que tuvieran nada que ver en el cambio de actitud de la CEOE en la “Mesa por el dialogo social”.

Personalmente creo que todo esto sucede porque la derecha política, económica y mediática lleva muy mal que un Presidente del Gobierno prefiera escuchar a los trabajadores que a los empresarios… debe ser la falta de costumbre.

Les debe sentar muy mal que los empleos no sean más bajos, que haya mayor control de la economía por parte del estado, que despedir no sea más fácil y gratuito, que los parados tengan derecho a cobrar el paro… en fin les debe sentar muy mal que el Gobierno se preocupe de los que más están sufriendo la crisis y no tanto de los que se llenaron los bolsillos mientras todo iba bien.

Es más creo que les debe fastidiar que los trabajadores tengan derechos, seguro que les gustaría más que solo tuvieran un listado de deberes.

Solo espero que el Gobierno aguante, que siga defendiendo la parte “social” de la sociedad por encima de la parte “capital” que defiende la CEOE de la manita de los populares. Espero que el Gobierno consiga mantenerse firme ante el “tsunami” neoliberal que se nos quiere imponer desde la derecha “social”.

Y por último espero que el Gobierno apruebe este verano la renta de protección a los parados que agotaron la prestación y que no ceda ante la rebaja en el pago de las cuotas a la Seguridad Social que pretenden los grandes empresarios.

viernes, 3 de julio de 2009

Reforma impositiva

Artículo publicado en el Tottarragona.cat

Alguna vez ya lo he dicho y aunque suene impopular lo mantengo: Yo estoy a favor de la subida de impuestos.

Y ahora que tanto hablan algunos de “reformas laborales” yo les propongo otro tipo de reforma: LA IMPOSITIVA.

Está claro que no estoy a favor de cualquier aumento impositivo, yo defiendo un aumento impositivo de marcado carácter de izquierdas, es decir que presente mecanismos de redistribución de la riqueza partiendo de los principios de la proporcionalidad y la progresividad.

No comparto la gran patraña de aquellos políticos que dicen “bajaremos los impuestos”, olvidando infórmanos de tres cosas, la primera que normalmente suelen bajar los impuestos de los más ricos, la segunda que terminan subiendo los impuestos indirectos que pagamos todos por igual sin tener en cuenta nuestros ingresos y por último que la bajada de impuestos suele ir acompañada de un recorte de gasto social (educación, sanidad, pensiones…) que perjudica a los que menos tienen y más necesitan la ayuda del estado, incrementando las desigualdades sociales.
Opino que una de las mayores causas del descenso electoral de los partidos socialistas y socialdemócratas en toda Europa es precisamente el no aplicar una verdadera política de izquierdas en lo económico.

Muchos de estos han asumido como suyos los postulados liberales, el desarrollo de políticas públicas que han eliminado o minimizado derechos sociales y laborales adquiridos por las clases trabajadoras durante años de esfuerzo y sacrificio, la austeridad del gasto público aunque esto haya supuesto reducciones de gasto social que es el que más incidencia tiene en las personas más desfavorecidas, la privatización de los servicios públicos, la desregulación (o como les gusta decir flexibilización) de los mercados laborales, la reducción de los impuestos y la disminución de la progresividad fiscal. En definitiva una versión descafeinada de el capitalismo más salvaje defendido por la derecha Europea.

Creo que los gobiernos socialistas y socialdemócratas no deben continuar con la actual política impositiva (ligadas a las premisas económicas del capitalismo) pues termina perjudicando a aquellos que más ayudas necesitan y deberían afrontar de una manera valiente la aplicación de políticas impositivas de izquierdas, basándose en el modelo tradicional socialdemócrata europeo y no en la versión contemporánea del mismo.

Los gobiernos de izquierdas deben aplicar medidas fiscales de izquierdas que graven de algún modo a las rentas más altas y los que aúnan los grandes capitales. Un ejemplo a la Española podría ser recuperar impuestos como el de sucesiones y patrimonio o aumentar el tipo máximo del IRPF, seguro que a los hijos de la Duquesa de Alba les interesa que no se cobre el de sucesiones.

O tomamos cartas en el asunto y planteamos la reforma impositiva desde una visión de izquierdas o seguimos en la línea de estas políticas liberales que tienen como consecuencia un gran crecimiento de las desigualdades sociales, beneficiando a los grandes capitales y perjudicando a las clases medias y bajas de la sociedad, es decir a la clase trabajadora. Ellos, los grandes capitales, nos proponen y pretenden que reformemos el mercado laboral para ganar más, y esa opción debería rechazar pero en estos momentos en los que estamos pagando sus excesos quizá sería necesario que los gobiernos planteasen la reforma en materia de impuestos que permitiera la redistribución de las ganancias y garantizara las políticas sociales que deben solucionar muchos de los excesos que en su día cometieron los “flexibilizadores laborales”.

El socialismo democrático debe hacer un Stop y replantearse su futuro, seguir cavando su tumba bajo las tesis del socioliberalismo (o liberalismo social) o recuperación de los valores de la socialdemocracia europea, es el momento de transformar la economía con el objetivo de conseguir un modelo más justo y que realmente permita la igualdad de oportunidades, la redistribución de la riqueza ha de ser una máxima de cualquier gobierno socialista y no se pueden permitir la desaparición de algunos impuestos que precisamente tienen esa misión, mientras no para de crecer los impuestos ajenos a la renta.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes