domingo, 20 de junio de 2010

Les contradiccions de CiU

Article publicat a delcamp.cat

Fa uns dies la Mesa del Parlament, amb els vots de Convergència i Unió, ERC i ICV-EUiA, ha donat llum verda a la tramitació d'una iniciativa popular per convocar un referèndum d'autodeterminació a Catalunya.

Els parlamentaris socialistes han sol·licitat un dictamen al Consell de Garanties Estatutàries perquè creuen que no s’ajusta a la legalitat i a més consideren que el que toca ara mateix és continuar la defensa de l’Estatut aprovat per la ciutadania en referèndum el 2006.

Personalment crec que la pregunta que planteja aquesta ILP presenta uns quants errors d’alçada, ja que no reuneix les qüestions fixades per llei, no s’emmarca dins les competències de la Generalitat de Catalunya i es presenta donant per fetes unes realitats que no estan garantides.

La ILP presenta com a qüestió nuclear de la pregunta la independència, però queda emmarcada en mig d’altres valors altament positius i ben valorats per a la ciutadania com són democràcia, Estat de dret i Estat social.“Democràcia, estat de dret i estat social” ja formen part del sistema institucional i de valors en el que viu la ciutadania de Catalunya i és un marc respecte del qual òbviament es troba ben predisposada i que no estan lligat a la independència, i es posen a la mateixa per intentar condicionar vots favorables a aquestes qüestions.

Es diu i s’afegeix, “integrat a la Unió Europea”, el que dona a entendre, suggereix, que “independència” i “integració a la Unió Europea” es donen sense solució de continuïtat. En realitat és ben al contrari, no hi ha tal automatisme i el fet de que ara estem integrats a la UE formant part d’Espanya no ens confereix cap prioritat.

Obrir avui la porta a un referèndum d’independència i és un flagrant atac al nostre Estatut, que crec que és el que toca defensar en aquest moment. Per tant l’actitud dels partits que per un costat demanen el respecte del Tribunal Constitucional al Estatut i per altre recolzen aquesta ILP denota una gran hipocresia.

El més sorprenent es l’actitud demagoga i hipòcrita de CiU, liderada per Mas i que s’està carregant tota l’herència del President Pujol, ja que fa uns mesos deia que no recolzava la independència perquè no tenia recolzament social i ara sembla que ha canviat d’opinió per pura estratègia electoralista.

CiU recolza aquest referèndum, quan no estava fixat en la resolució unitària que va adoptar el Parlament, donant molt poc valor al que vota a la cambra parlamentaria, però a més Artur Mas cau en dues contradiccions al recolzar aquesta ILP, per un costat no pot demanar que es defensi l’Estatut i després defensar referèndums, però a més CiU ho fa utilitzant una llei, la Llei de Consultes, que va votar en contra, considerava la llei inútil i un frau.

Amb aquesta nova actitud de CiU m’aborden algunes preguntes: Ha mort el projecte nacional de CiU? Ha nascut el projecte independentista de la federació? S’ha convertit Mas en uns mesos en independentista? Ho recolza el seu electorat heretat del President Pujol? Que diu de tot això Duran i Lleida?

A aquestes alçades de la legislatura, la tramitació d’aquesta ILP quedarà pendent pel proper mandat, en el millor dels casos. Si guanya CiU les eleccions, mantindrà el recolzament a aquesta consulta? O el recolzament respon només a que ara els hi convé?

Finalment cal dir que es una votació de cara a la galeria, ja que la consulta amb gairebé tota probabilitat no es farà, perquè no respecta la llei.

lunes, 7 de junio de 2010

ENFADADOS

El ciudadano esta enojado, enfadado, cabreado, molesto, fastidiado, irritado, quemado… y un largo etcétera de sinónimos que nos definen el sentir de muchos conciudadanos.

Mis preguntas son, ¿Con quien?, ¿Por qué? y si acertamos en nuestro enfado.

Entiendo que el ciudadano se pueda enfadar con sus gobiernos (local, autonómico o estatal) pues son estos los que están en la palestra pública y los que son controlados por prensa, oposición y también por empresarios y banqueros.

Son los elegidos democráticamente para representarnos y los que están expuestos a nuestras iras y cabreos ante la situación que padecemos, son los que sabemos cuanto ganan y en que se gastan el dinero. Sabemos lo que hacen y dejan de hacer, nos caen bien o mal antes de empezar y terminamos pensando y diciendo que todos son “iguales”.

Yo lo que me planteo es si dirigimos bien ese sentimiento de odio o enfado, si de veras culpamos a los culpables o tan solo a los que nos es más fácil culpar.

En los últimos años (unos 15 años) España ha vivido por encima de sus posibilidades, y cuando digo España hablo del conjunto de ciudadanos, empresas y administraciones que lo forman.

Empresas, ciudadanos y administraciones han solicitado créditos y más créditos para pagarse sus “necesidades” algunas a mi entender poco necesarias, nadie se ha preocupado de saber como devolvería ese dinero, ni tampoco de donde venía.

Nos hemos ido endeudando y endeudando, si saber de donde sacaban el dinero los bancos, y los bancos fueron dando y dando créditos sin preocuparse demasiado de cómo los iban a recuperar.

Durante estos años muchos ciudadanos (ni mucho menos todos) fueron dejando su formación para introducirse en un mundo laboral donde se ganaba mucho dinero, con una productividad más que limitada y en un sector terciario que no produce riqueza por si mismo. Eran años de bonanza y nos parecía mal el que se parara una obra por no tener licencia o porque se construía en un lugar de valor natural.

Nuestros empresarios (la mayoría no todos) se dedicaron a invertir en sectores de ganancia rápida, si pensar en el futuro y no innovaron ni crearon nuevos sectores con alto valor añadido que permitiera crear empresas en nuestro país que vendieran al exterior. Crecieron endeudándose y pidiendo créditos que cuando “cierta burbuja” estallo no sabían como pagar.

Los bancos y cajas, compraron dinero a diestro y siniestro creyendo que un piso siempre valdría más que la hipoteca que daba por él, y que siempre podrían devolver los créditos que ellos pedían a bancos extranjeros que a su vez hacían exactamente lo mismo en sus países. Vendiendo valores que la gente compraba buscando también el beneficio inmediato.

El problema es que un día todo estallo… y pedimos a los gobiernos que solucionen sin tocarnos nada nuestro lo que entre todos hemos creado.

Quien me conoce sabe que soy socialista, defensor de una banca pública y un mayor control del estado en los ámbitos económicos, y eso hoy pasa por reconducir la situación en la que entre todos nos hemos metido.

Somos un país con un 16% del PIB en economía sumergida y creo que con ellos deberíamos estar enfadados.

Somos un país con un tejido empresarial paupérrimo, al que poco le preocupa su mano de obra (ciudadanos) y que tiene pocas miras de futuro e invierte fatal y creo que con ellos deberíamos estar enfadados.

Somos un país con unos banqueros que se han hecho de oro a costa de los trabajadores y empresarios (sobretodo la pequeña y mediana empresa), banqueros que se jubilan con pensiones millonarias y creo que con ellos deberíamos estar enfadados.

Somos un país con una mano de obra poco productiva y mal formada, que nos pensamos que el puesto de trabajo no hay que ganárselo cada día y que da igual si trabajamos bien o mal y con nosotros mismos deberíamos sestar enfadados.

Y tenemos una administración pública a todos los niveles que en estos 15 años con gobiernos de derechas, izquierdas, nacionalistas o de otra índole, no han tenido narices a decir que así no se podía seguir (o no lo sabían), y que no ha podido, sabido o querido plantear un sistema económico, productivo y social diferente, y si también con ellos debemos enfadarnos, pero no son los únicos culpables, todos tenemos nuestra parte de culpa en este berenjenal.

Pero sobretodo los grandes culpables son aquellos poderes económicos, cuyos lideres no conocemos, que no salen en los telediarios, que no llenan hojas de diarios y de los cuales no podríamos decir un solo nombre, que son los que realmente controlan este sistema capitalista abominable lleno de sinrazón que nos lleva poco a poco al caos y la confrontación social.

Los gobiernos y los ciudadanos, empresarios o trabajadores, hemos de ser valientes, afrontar la que tenemos encima, siendo solidarios y valientes, con el objetivo de que no se vuelva a repetir.

No sirve enfadarse, sirve tomar decisiones acertadas que tengan como fin un modelo social, productivo y económico, más justo, más solidario y más equilibrado.

Supongo que tras leer esto alguno se enfadara también conmigo, por decir lo que muchos piensan y pocos dicen. El capitalismo ha triunfado en aspectos de nuestro día a día, somos individualista y avariciosos y son esas premisas las que nos han llevado a esta situación y solo trabajando para mejorar y siendo valientes creo que lo podremos conseguir… no es una cuestión de medidas para salir de esta crisis, porque si no ponemos medidas para cambiar el sistema, otra llegara, y seguramente con peores repercusiones.


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes