lunes, 18 de junio de 2012

Politicastros


Si una cosa me desagrada, y mucho, es la falta de respeto a la ciudadanía que algunos politicastros muestran con su actitud y forma de hacer política. Parece que algunos sólo hacen política para rellenar titulares y párrafos en los medios, sin importarles ni cómo ni a costa de que.

Son políticos showman que lo único que buscan es que se hable de ellos, incluso mal, a mi entender con el único objetivo de saciar su ego, no de solucionar los problemas de la ciudadanía.

Son personas que hacen política al estilo del loco que va en dirección contraria por la autopista y encima se permite el lujo de despreciar y mal meter contra los que se va encontrando de cara. Se caracterizan por hacer política de una forma autárquica, sin importarles las consecuencias que sus actos puedan tener para el conjunto de la sociedad, y ni mucho menos preocuparse por si esos efectos son positivos o negativos.

Son individuos que lo único que hacen es desprestigiar la política y a los que se dedican a ella, esperando recibir honores individuales pero preocupándoles poco que su bien suponga el mal para el colectivo.

Individualistas, ególatras y egocéntricos, menosprecian al común de los mortales pensándose mejores, más inteligentes, y mejor preparados… a pesar de en muchas ocasiones no ser cierto.

Lo que peor sienta a estos politicastros es sentirse descolocados, fuera de juego, que se les aparte del camino que ellos creen que merecen, y entonces es cuando vuelven con más fuerza a esas artes que tanto detesto.

Les gusta otorgarse el poder de decisión sobre todo lo bueno que ocurre y en caso de que algo no salga como ellos querían intentan hacer parecer como malos al resto. Se autoproclaman portavoces de la verdad absoluta y portadores de todo beneficio que la sociedad pueda tener, aunque no sea cierto, pues como dije solo buscan mantener en buen estado su hermoso y dilatado ego.

Desgraciadamente los tarraconenses últimamente convivimos con algún joven, o ya no tan joven, politicastro que hace gala de esas malas artes que ensucian el nombre de la política.

Por fortuna y como dijo un famoso presidente estadounidense: “Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.” y parece que tras algunos de sus últimos movimientos los ciudadanos y ciudadanas empiezan a abrir los ojos.

Tarragona merece políticos que estén a la altura de nuestra ciudad, no podemos permitirnos el lujo de alimentarle el ego a nadie, ni de perder el tiempo en batallas estériles que no aportan ninguna mejora a la ciudad, ni a los que habitamos en ella.

Nuestra sociedad está viviendo tiempos difíciles, sufriendo una de las mayores crisis económicas de la historia, hay personas que lo están pasando muy mal y lo último que desean son ciertos espectáculos que nos les solucionan nada.

Los que amamos la política como fórmula para mejorar y transformar nuestra sociedad no podemos tolerar que por personalismos infantiloides pueda salir perjudicada el conjunto de la sociedad es por ello que debemos luchar contra estas actitudes y denunciarlas.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes