lunes, 10 de septiembre de 2012

El socialismo necesita cambios


En los últimos años la debilidad social y electoral está menguando la otrora fortaleza del socialismo democrático y no lo podemos permitir. El partido socialista debe ser el principal actor en la defensa de los valores de progreso, igualdad y derechos sociales que siempre han guiado nuestra trayectoria.
Con una organización fuerte podremos construir una sociedad más justa, que nos permita abordar los problemas de injusticia social y desigualdad que padecemos actualmente.Necesitamos ser un referente ideológico fuerte, que aglutine a su alrededor una mayoría  progresista  que abarque desde la izquierda socialista hasta las posiciones más socialdemócratas.  Debemos  ser la  clara y  inequívoca  representación  de los movimientos sociales, culturales y sindicales como fuimos en  el pasado.
La pérdida de un referente socialista fuerte, no solo lo es de la organización y de sus militantes, sino de la sociedad en su conjunto. Las mujeres y hombres de izquierdas  debemos apostar decididamente por defender un espacio político que sea la  alternativa al modelo conservador actual que quiere convertirse en hegemónico en nuestro país.
Y es aquí donde creo que tenemos el principal problema, ¿es visto hoy el partido socialista como una herramienta que permita  transformar  la sociedad para que sea más justa y equitativa? o ¿es visto como una parte más del problema y una organización que se dedica a la mera gestión de sistema político-económico existente?
El partido socialista ha de ser capaz de ser  una alternativa social, política y económica, y recuperar la credibilidad perdida, tras unos años en que en ocasiones se proponía una cosa y una vez en el gobierno se termino haciendo otra  sin haber dado las correspondientes explicaciones.
Los socialistas no podemos continuar gestionando un sistema como el capitalista, pensando que lo podemos humanizar con nuestras medidas, el capitalismo no tiene humanización posible. Es un sistema sostenido en la codicia, y en la necesidad de que el que más tiene, el poderoso, oprima al que menos tiene, al que lo único que puede ofrecer es la fuerza de su trabajo.
El socialismo debe replantearse en que bando quiere estar, que intereses quiere defender y representar, y como lo quiere hacer. Siempre he pensado que el socialismo no es solo una ideología, o un modelo de sociedad, sino que es una forma de afrontar la vida y de como vivirla. Y hace muchos años que muchos de nuestros lideres, dicen ser socialistas, pero ni actúan ni viven como tales. Como vamos a tener credibilidad, si en lo más primario, que es como eres y como actúas, incumples los que después quieres que las personas crean y vean como lo mejor para ellos.
Pero no es la única falta. Como colectivo, hemos ido recorriendo un camino que poco a poco nos ha alejado de los principios ideológicos que dieron vida a nuestro partido.
El socialismo debe ser la herramienta emancipadora de las clase trabajadora, y hoy con lo planteamientos económicos y defensa del libre mercado capitalista no damos respuesta a esa necesidad. Es más, en la actualidad la sociedad esta retrocediendo y estamos perdiendo derechos y libertades que se habían logrado durante los últimos 100 años gracias a la lucha de muchos trabajadores y trabajadoras.
Sinceramente creo que los socialistas debemos hacer un serio planteamiento de cuales son los valores y principios que representa militar en una organización como la nuestra, cual es el fin que buscamos y como lo queremos conseguir. Pero desde cero, sin partir de apriorismos que en los últimos 30 años han hecho que en muchos casos olvidemos cuales son nuestros orígenes.
Otro modelo social y económico puede ser posible, hay que dejar de pensar y plantear la economía desde la perspectiva de que unos pocos lo controlen todo y se beneficien del trabajo de la mayoría. La economía y el sistema productivo han de estar al servicio de las personas, para que la sociedad en su conjunto mejore en sus condiciones de vida y sea una realidad el concepto de la justicia social que decimos defender.
Debemos reformar y controlar los instrumentos que puedan poner la economía al servicio de los ciudadanos. Como primer paso, se debe crear un verdadero gobierno europeo con instituciones federales, aplicar una política fiscal común, un riguroso control de los monopolios financieros, alimentarios y energéticos entre otros.
Sin unos Estados Unidos Europeos, donde la soberanía de sus decisiones resida en sus ciudadanos nada podremos hacer. Actualmente nos encontramos con una globalización económica que ha producido monstruos económicos sin control que arrasan con todo y arrastran a la miseria a millones de persones. Nuestro mayor error ha sido no habernos dotado de instrumentos validos y democráticos para  su control.
Como socialistas hemos de defender un sistema político y económico, que sirva para cumplir con aquello que dijo un ilustre compañero: “Lo que persigue un buen socialista es que nadie sea tan rico como para poner a otro de rodillas,  ni nadie sea tan pobre como para tener que arrodillarse ante otro.” Nos queda un largo camino,  pero no debemos olvidar nunca cual es el fin que motiva nuestra lucha y a quien ha de ir dirigida nuestra acción política.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes