sábado, 13 de abril de 2013

La República, una necesidad


En los últimos meses se está hablando mucho sobre el descrédito de la Monarquía, el colapso del sistema político y democrático y la necesidad de cambios y nuevas formas de hacer.
Y ante tal situación somos cada vez más los que hacemos una apuesta clara por instaurar un nuevo sistema político basado en un modelo republicano de Estado.
República entendida como algo más profundo que un mero: “No rey”. República para poner fin a la Monarquía, sí, pero también para acabar con la corte política, periodística y de los poderes económicos que han dado como resultado el colapso político y económico que sufrimos en estos momentos.Y ante tal situación somos cada vez más los que hacemos una apuesta clara por instaurar un nuevo sistema político basado en un modelo republicano de Estado.
Una corte o poderes fácticos que se ha adueñado del sistema alejándolo del pueblo, una corte que ampara la corrupción, el enriquecimiento de unos pocos y que no permite al pueblo defender sus intereses.
Frente a esa situación se tiene que reabrir el debate constitucional y  hacerlo para afrontar todos los problemas que padece el sistema, incluido el de la existencia de un modelo de jefatura de estado hereditario, y por lo tanto antidemocrático.
Y es que treinta y cinco años después del inicio de la llamada ‘Transición’, los ciudadanos no podemos seguir siendo súbditos, ni siquiera simbólicamente. La mera existencia de la Monarquía atenta contra la condición de ciudadanía, sin entrar en analizar el malgasto de recursos opacos e injustificados que produce la institución monárquica.
El 14 de abril los ciudadanos debemos exigir la abolición de la Monarquía, una institución anacrónica y no democrática, hemos de trabajar desde el radicalismo democrático para regenerar nuestra sociedad, y está claro que la vía hoy como antaño es la instauración de un sistema republicano y la mejora de los procesos de participación de la ciudadanía.
Porque es la actual desconexión entre ciudadanía e instituciones uno de los motivos que favorece las malas prácticas y existencia de corrupción, uno de los grandes males del sistema actual y que más incide en la pérdida de confianza de las instituciones.
Como decía antes, la República no pasa tan sólo por suprimir la Monarquía de la ecuación, sinó para abrir las instituciones y hacerlas más cercanas al ciudadano.
El 14 de abril animo a todos los lectores a sumarse a los diferentes actos en conmemoración de la II República, pues aunque la corte que antes mencionaba siempre ha querido ensuciar su recuerdo, fue una de las mejores etapas vividas por España y por ende Catalunya. Pero también os animo a que participéis de los actos públicos para pedir la III República, que debe ser la que nos permita avanzar hacia una sociedad más justa, democrática y solidaria.
¡¡¡Salud y República!!!

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes